El Parque del Cocuy para principiantes

Parque del Cocuy

Un rocío de la mañana se adhiere a la chaqueta mientras marcho a través de la tundra. Nos elevamos lentamente a cada paso de la montaña. A medida que mi cerebro se desplaza, se produce un silencio y mi guía, Raúl, lidera el camino. La neblina se ha disipado entre el imponente frailejón y la belleza inquietante del Cocuy aparece a la vista. Valles vacíos dan paso al cielo, y el cielo parece otro valle. A gran altitud, hay simetría en la simplicidad. Las palabras ya no son necesarias. «Esto es hermoso. Esto es majestuoso Esto es difícil «, me recito a mí mismo. Les contamos nuestra experiencia en el Parque del Cocuy.

Llegada al Parque del Cocuy

Después de un viaje de 10 horas desde Bogotá, llegamos a El Cocuy. Esta es una ciudad de paredes blancas pulcramente recortadas, a la sombra de estos picos nevados. La ciudad tiene todas las comodidades para el viajero de aventura, además de algunas tiendas familiares en la plaza llena de flores y una hermosa iglesia.

Los cocuyanos son un poco reservado, pero parecen recibir a los forasteros. Años de abandono por parte del gobierno central resultaron en dos ataques al pueblo por parte de guerrilleros de las FARC. Y aunque la desmovilización de esta guerrilla y el regreso del ejército nacional ha hecho que tanto el municipio como las colinas circundantes sean seguras para los escaladores, aún persiste cierta aprensión.

Hospedaje en el Cocuy

Después de la prueba de resistencia de cruzar tres departamentos: Cundinamarca, Boyacá y Santander, decidimos pasar la noche en El Cocuy en la Casa Muñoz. En la Plaza principal y con habitaciones decentes, Casa Muñoz sirve un copioso desayuno con sopa de papa y chocolate caliente. Es temprano y los carbohidratos logran levantar mi ánimo cuando salimos de la ciudad hacia el valle de Lagunillas, pasando por casitas y un bosque alpino.

Caminamos hacia una hacienda , donde nos reciben los guías de montaña vestidos con gruesas ruanas lanudas. Estos ya han preparado nuestras mulas para la excursión al Cocuy. Durante la primera hora o dos, deambulamos con nuestras bestias de carga a lo largo de claros arroyos de montaña.

Subida al Parque del Cocuy

A medida que nos elevamos por encima de 4.000 metros, la tundra se convierte en un pantano donde las rocas y las rocas brindan cierta protección contra los fuertes vientos. El paramó – un humedal altoandino – de la Sierra Nevada del Cocuy, comienza a revelar su paisaje único. Más de 700 plantas raras y endémicas han logrado adaptarse a las condiciones extremas del Cocuy.

Las primeras horas de escalada son difíciles y hacemos varias paradas para saciar nuestra sed y descansar entre los frailejónes. Los tallos altos y las cáscaras gruesas de estos centinelas silenciosos que se levantan de roca volcánica son misteriosos.

«Esta es la última frontera», pienso para mí, las plantas mis protectores, los guerreros de la naturaleza en medio de nosotros. Nuestras mulas se dispersan entre la hierba alimentándose de bayas y arbustos silvestres. Para mis compañeros de montañismo, sus barras de guayaba son un bocadillo al mediodía. Otra hora de cruzar este paisaje lunar y llegamos a nuestro campamento, la Laguna Grande.

Laguna Grande

Grande y solitaria, Laguna Grande es un lago de gran altitud y uno de los principales cuerpos de agua en Cocuy. Después de cruzar la morrena y la tierra desolada, nos instalamos en las tiendas de campaña en las orillas grises del lago. Con nuestras cabezas golpeando por la falta de aire y con extremidades cansadas, empapamos los elementos. Estamos rodeados por una roca pura, agua y los espléndidos tonos de la luz de la tarde.

Con una extensión de más de 1.500 kilómetros cuadrados, El Cocuy forma parte de una de las cadenas montañosas más impresionantes del continente. Desde sus cavernosos valles hasta sus picos nevados, el parque del Cocuy es uno de los secretos mejor guardados de Colombia.

Recomendaciones en el Parque del Cocuy

Aquellos que han escalado sus cumbres prefieren subestimar su belleza, temerosos de que las tiendas y los turistas invadan el parque. Aunque el turismo de hecho ha aumentado en los últimos años, El Cocuy no es para los débiles o temerarios. Los guías experimentados son obligatorios, al igual que los zapatos fuertes, los protectores solares, los equipos de montaña y la ropa de abrigo.

El parque tiene varias rutas diferentes, que duran desde una caminata de un día hasta una semana, dependiendo de las distancias recorridas y del nivel de experiencia en alpinismo. Las guías con caballos se pueden alquilar a precios relativamente razonables, y en las ciudades de El Cocuy y Guican. Los operadores turísticos locales pueden organizar expediciones.

Nos instalamos por la noche después de una comida de atún enlatado, queso de granjero y arroz atollado. Mientras el viento cae sobre la montaña, el cielo nocturno se abre y Orión brilla, como lo hace el lago. A 4,600 metros, estamos en el cinturón de nieve. Una ligera capa de polvo ha caído sobre el granito negro del glaciar El Toti. Rodeado de blanco, la oscuridad se establece.

Continuación de la caminata

Un chorrito de agua helada y una taza de tinto caliente dan la bienvenida al día en el Cocuy. La misión: una caminata de tres horas alrededor del lago y una caminata por el glaciar El Toti. El impacto del cambio climático ha erosionado gran parte de la capa de hielo de El Cocuy. Solo quedan 11 kilómetros cuadrados de glaciar. Desde el gran lago, excursionistas experimentados pueden abordar picos como El Concavo (5,200 mts) y Pan de Azúcar (5,120 mts).

Nuestra estadía en El Cocuy es limitada ya que pasamos el día deambulando bajo los cielos al alcance del afloramiento negro de granito conocido como el Púlpito del Diablo. La panorámica es impresionante, literalmente. Para el mediodía era hora de regresar a los verdes pastos de las tierras bajas. Como principiante de El Cocuy, la escalada me dejó con ganas de más. Tal vez fue la nitidez del aire, el cielo arremolinado y la soledad que sentí en la montaña.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


El sitio web "Viviendo Cali" utiliza cookies, para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web están activadas para "permitir cookies" y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hace clic en el botón "Aceptar", usted declara que entiende y que está consintiendo las dichas cookies.

Cerrar