MamBo el Museo de Arte Contemporáneo en Bogotá

MamBo el Museo de Arte Contemporaneo en Bogotá

Los museos de arte contemporáneo son tanto emprendimientos comerciales como hogares creativos para exhibir las obras innovadoras de artistas establecidos y emergentes. Sin introducir nuevos nombres y propuestas de vanguardia, los museos corren el riesgo de quedar obsoletos. Lamentablemente, divorciados de los propios artistas cuyos medios de vida dependen de las exposiciones. Les contamos un poco sobre la trayectoria del Museo de Arte Contemporáneo MamBo, en Bogotá.

MamBo el Museo de Arte Contemporáneo en Bogotá

Museo de arte contemporáneo Mambo

A pesar de los inmensos esfuerzos de Gloria Zea, la gran dama de la cultura colombiana, para mantener el Museo de Arte Moderno de Bogotá (MamBo) con los tiempos, el museo había sido testigo de días mejores. La audiencia estaba cada vez más cansadas de un programa que parecía encantar en lugar de deslumbrar.

Iniciado a principios de la década de 1960 por Marta Traba. Se pensó como un espacio de arte contemporáneo para Bogotá. Pero no fue hasta que Zea se convirtió en la directora del museo en 1969, que este ambicioso proyecto requería un hogar oficial.

Después de casi dos décadas de recaudar los fondos y cabildear en la oficina del alcalde, se inauguró en 1985 un edificio cuasi industrial diseñado por el arquitecto Rogelio Salmona en un montículo cubierto de hierba sobre la Carrera 7 con Calle 24.

Decadencia de MamBo

El Mambo fue considerado como el “museo de Gloria”. Una gran exposición del Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21), titulada Atopia-Migración,  marcó el comienzo del fin de los 46 años de Zea en el museo.

Después de una saturnalia de exhibiciones de clase mundial durante casi medio siglo, se supo que Zea estaba planeando su salida y estaba dispuesta a renunciar a su papel en el MamBo. Esta transición cultural envió ondas de choque a través de la comunidad artística. Muchos se preguntaban “¿quién podría reemplazar a DoñaGloria?”

Claudia Hakim no es ajena al arte. Como fundadora de la galería Bogotá NC-Arte, parecía ser la candidata adecuada para llevar a MamBo a una nueva era de propuestas creativas. Hakim podría dar un lavado de cara muy necesario al edificio emblemático y traer de vuelta la audienciaa.

La entrega del bastón fue maratónico. Zea organizó una cena con el ex presidente Belisario Betancur, Hakim y su esposo Nayib Neme para sellar el acuerdo. Así le puso fin a semanas de especulaciones en el mundo del arte. Con Hakim a la cabeza, este icónico museo regresaría a su misión original. Convertirse en el museo de arte contemporáneo para todos los colombianos.

Claudua Hakim a cargo del MamBo

Claudia Hakim llegó al arte a través del diseño textil. Ella fue una de las pocas estudiantes seleccionadas para inscribirse en el Taller Libre Experimental de Textiles de la Universidad de los Andes. Cuando completó su curso de dos años, habiendo aprendido el oficio de artesanal a industrial, ella comenzó a diseñar textiles para las principales empresas minoristas de moda en Colombia.

Un año sabático en 1995 en Oxford, Inglaterra, abrió nuevos horizontes para sus planes futuros de crear obras a gran escala con materiales maleables y reciclados.

Como hija de inmigrantes libaneses, los textiles ya formaban parte de su ascendencia. Apasionada por las posibilidades de tejer, comenzó a experimentar con el metal y los tintes naturales. Así le fu dando más volumen a la experiencia táctil de las obras tejidas. Una galería en Bogotá, Galería Mundo, propiedad del pintor Carlos Salas, invitó a Hakim a exhibir en varias ocasiones.

El Museo NC-Arte en Bogotá y la transición al MamBo

Al imaginar la necesidad de galerías capaces de exhibir obras que abarcan grandes espacios. La futura empresa de Hakim comenzó a tomar forma. En 1995, en el bohemio barrio de La Macarena de Bogotá, Hakim abrió las puertas a NC-Arte. Era una galería que podía adaptarse a las necesidades de los artistas que trabajan con diseños tridimensionales e intrincados, la arquitectura y la transformación del espacio.

Una de las últimas exposiciones en NC-Arte antes de que Hakim asumiera como directora del MamBo fue una muestra individual del monumental escultor coreano y artista de instalación Do Ho Suh.

“Me sorprendió por completo”, recuerda Hakim del día en que Gloria Zea le pidió que se convirtiera en la futura directora de MamBo. “Gloria lo hizo para el público en general y ahora el verdadero desafío es hacerlo viable”.

Con el fin de mostrar mejor las valiosas obras de artistas nacionales e internacionales. Ubicadas en un edificio diseñado por uno de los arquitectos más venerados de Colombia, se dio cuenta rápidamente de que MamBo necesitaba algo más que un rápido cambio de imagen. “El museo era plano”, dijo Hakim.

Remodelaciones y nueva vida del MamBo

Hakim decidió cerrar el museo durante un mes para comenzar las renovaciones que tanto necesitaba. Esto incluía mejoras en los oscuros pisos de exposición, la sala de proyección en el sótano. También el acceso limitado del edificio al Parque de la Independencia. Igualmente a los jardines en terrazas diseñados por el eco- arquitecto Giancarlo Mazzanti.

Para reiniciar su mandato después de que se completaran los cambios, se necesitaba un lanzamiento importante. Por esto Hakim recurrió a tres de los artistas más respetados de este país. Olga de Amaral, Jim Amaral y Ricardo Cárdenas. Tomando los tres pisos del MamBo, y con una nueva entrada con acceso a la Calle 26 y Calle 24, la exposición “De la línea al espacio” se inauguró.

Desde los setos de Cárdenas de tubos amarillos que conducen a los visitantes a través de un laberinto tubular. Hasta el taller mecánico de objetos metálicos de Jim Amaral y los tapices dorados de Olga de Amaral. La exposición marca un punto de partida para el museo. Dadas las expresiones en los rostros de los espectadores. El arrebato colectivo de talento refinado y artesanía fue una manera perfecta de presentar el renovado MamBo.

El Museo de Arte Moderno de Bogotá es toda una experiencia. Vale la pena tomarse un par de horas para recorrerlo. Es una actividad de la que no te arrepentirás.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


El sitio web "Viviendo Cali" utiliza cookies, para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web están activadas para "permitir cookies" y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hace clic en el botón "Aceptar", usted declara que entiende y que está consintiendo las dichas cookies.

Cerrar