Honda Tolima: el espectáculo colonial del Magdalena

honda tolima

El pequeño pueblo de Honda es una joya en el centro de Colombia. Una Cartagena junto al Río Magdalena, y un lugar que vale la pena descubrir.

El viaje de Bogotá a Honda dura tres horas. Esto en un camino ocasionalmente precario que se abre a través de paisajes fascinantemente hermosos. Tiene montañas, valles, infinitos tonos de bosque verde y precipicios. El acceso al Valle del Magdalena se caracteriza por el aumento del calor y la presencia de plátanos, naranjas y café al borde de la carretera. Las cálidas brisas del río proporcionan escaso alivio.

Historia de Honda, Tolima

Los españoles conquistaron Honda, una vez hogar de los pueblos indígenas Ondama y Gualí (como lo atestiguan las ruinas arqueológicas y los dibujos rupestres de sus alrededores), en 1540. A mediados del siglo XVII, la ciudad se había convertido en una parte importante y próspera de la colonia empresa, y un punto de parada obligatorio para todos los barcos en su viaje a lo largo del río Magdalena.

El barrio de Honda Alto del Rosario es un laberinto de calles empedradas y empinadas que datan de esta época. Las casas tienen gruesas paredes de piedra, elegantes marcos de ventanas. También balcones de madera e imponentes puertas que se abren a frescos patios interiores con abundante vegetación. Hay un ambiente mediterráneo, morisco, que recuerda a Sevilla o Córdoba. Al igual una agradable mezcla de decrepitud y, en algunos casos, restauración de buen gusto.

Lugares emblemáticos y actividades en Honda

Bajando la colina desde este barrio hacia el río, hay un elegante mercado republicano, la Plaza de Mercado, construido por un ingeniero inglés, Harry Valsint, de 1917 a 1935. La Plaza es un monumento nacional, alberga una plétora de pequeñas tiendas de ropa. También puestos de frutas y verduras, vendedores de «minutos» y similares.

Honda es una ciudad de unos 30 puentes, de los cuales el Puente Navarro es el mejor. Construido entre 1894 y 1898, este fue el primer puente metálico en toda América Central y del Sur. Su benefactor, Bernardo Navarro Bohórquez, contrató a Norman Nichols. Fue el responsable del Golden Gate de San Francisco, para dirigir la construcción.

Un paseo por el puente mientras el sol se pone sobre las colinas circundantes es una experiencia edificante y estimulante. Las familias caminan o van en bicicleta a casa. Con los padres cuidando de escoltar a sus hijos más pequeños sobre los agujeros en los tablones, a través de los cuales uno podría deslizarse fácilmente en el río unos cientos de metros más abajo.

Nuestra experiencia en Honda

Tiberio Murcia Godoy, mi guía en Honda. Es un historiador local y profesor que ha escrito un libro sobre la ciudad y mantiene varios blogs sobre su historia. Tiberio es una guía espléndida mientras caminamos por las calles. Señalando entre muchos otros lugares, La Pilda. Un burdel famoso en todo el país a mediados del siglo 20, al que parece que acuden los políticos y los ricos de todo el país.

También menciona la, ahora difunta, estación de ferrocarril. Fue construida a finales del siglo XX por la Dorada Railway Company Limited y el arquitecto cubano Francisco Javier Cisneros. El Museo del Río Magdalena, una simple colección alojada en un antiguo establo a la orilla del agua. El museo Alfonso López Pumarejo, donde nació el doble presidente de Colombia. Esta alberga una buena colección de fotografías y discursos. El edificio del cónsul español, francés, inglés y estadounidense. También una farmacia del siglo XIX que continúa operando hoy en día.

Pasamos además una fascinante media hora en el cementerio de la ciudad. Este incluye las tumbas de varios británicos, alemanes, estadounidenses, libaneses, palestinos y otros extranjeros. Estos vivieron en Honda durante los prósperos años de los auges de la minería, el café y la agricultura. Todo íntimamente vinculado al río – de los últimos siglos.

Tiberio describe la escena bíblica cada febrero. En la que los pescadores de la región se congregan a lo largo de las orillas de este majestuoso río para celebrar y participar en la subienda. Cuando los peces anidan en las riberas de los ríos para incubar a sus crías. El Magdalena parece recuperar por un tiempo su anterior abundancia.

Lugares aledaños

Honda es una base excelente para descubrir las ciudades y el campo de los alrededores. Fui a Mariquita, sede de la Real Expedición Botánica de José Celestino Mutis a principios del siglo XIX. Ese extraordinario intento de hacer una crónica de la biodiversidad de Colombia.

Cerca de Armero, ciudad que  fue arrasada por una erupción del volcán Nevado del Ruiz en 1985. Ahora se conserva misteriosamente, con algunas edificaciones en pie.  Ambalema, un pequeño pueblo cerca del Magdalena, famoso por su tabaco (que se dice que es el favorito de Churchill). También es famoso por la intrincada arquitectura de sus casas .

Si vas a Honda, alójate en la Posada Las Trampas , un hotel boutique en la Calle de Las Trampas, o en el Hotel La Belle Epoque .

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


El sitio web "Viviendo Cali" utiliza cookies, para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web están activadas para "permitir cookies" y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hace clic en el botón "Aceptar", usted declara que entiende y que está consintiendo las dichas cookies.

Cerrar