Caño Cristales, un paraíso oculto en la selva

Caño Cristales

Había una vez un hermoso río, famoso en todo Colombia. Coloreado como lo era por una rara planta submarina, pero había solo un problema para los viajeros. Fue enterrado profundamente en el corazón de las llanuras de la nación, a 170 millas de Bogotá. Siendo notoriamente difícil de alcanzar. Hablamos, desde luego, de Caño Cristales.

Caño Cristales, un paraíso oculto en la selva

Esta debería ser una historia sobre ese río; una expresión lírica sobre sus poderes para cautivar. Una narración de primera mano de su majestuosidad y un pequeño grito de asombro en el profundo magenta de sus aguas. Pero no lo es. Porque, como siempre en Colombia, lo que buscas no es necesariamente lo que encuentras.

Cómo llegar a Caño Cristales

Conducir a Caño Cristales desde Villavicencio, la capital del departamento de Meta, es poco aconsejable. Tampoco como tomar un vuelo comercial, a menos que planee desafiar el clima impredecible de los llanos durante una semana.

La mejor opción es alquilar un avión militar retirado, todo muy divertido hasta que veas llegar tu avión, que se ve un poco viejo y triste. Aún así, no está mal para una reliquia de la Segunda Guerra Mundial y, una vez despegada, zumba con bastante alegría.

El vuelo no es largo, tal vez 40 minutos más o menos. Sin embargo es pintoresco. Estos aviones se utilizan para transportar mercancía. Por lo cual puedes ver la carga de toda una familia, incluida su motocicleta.

Las ventanas del avión son cuadradas. Los asientos son de lona, como si quisieran que no te quedes en ellos por mucho tiempo. Los pilotos estarán encantados de permitirte tomar fotografías en la cabina. Incluso te darán bocadillos en el vuelo.

Llegada a La Macarena, primera parada a Caño Cristales

Nuestra llegada al pequeño pueblo de La Macarena fue poco ceremoniosa. El avión apenas había dejado de chocar contra el áspero césped del aeropuerto antes de que la trampilla se abriera y una pequeña escalera se extendiera sobre la hierba.

Un carro de caballos (carretilla) esperaba pacientemente nuestra llegada. La respuesta al manejo de equipaje, que, aunque rústica, es al menos ecológica. Pero aún no habíamos terminado con nuestro amado avión. Mientras el caballo retrocedía lentamente hacia la puerta abierta, uno de los pilotos nos invitó a dar un paseo por el ala. No pude resistirme, aunque sospecho que era solo una excusa para que se viera galante con su uniforme y se agarrara firmemente de mi mano.

A primera vista, La Macarena parece una ciudad sencilla y pequeña, donde no pasa mucho. Todos los bares están en una zona de piscina. Hay un puñado de panaderías y algunas tiendas pequeñas. Parece que hay muy poco que hacer, lo que puede explicar por qué tantos jóvenes actúan como guías de Caño Cristales, el río que todo el mundo viene a ver.

Llegada a caño cristales

Habíamos tomado un autobús, nuestro amado avión, un bote, un jeep y una caminata. Sin embargo aún valía la pena cada paso cuando por fin podíamos ver brillar esas plantas de color rojo púrpura bajo el feroz sol de los Llanos. La jungla circundante parecía más verde y los cielos aún más azules. Las rocas también son rosadas, formando extrañas cuevas y formaciones alrededor del agua cristalina a medida que surge sobre esos vivos colores.

El primer día fue un sueño. Una mezcla de tomar el sol y nadar mientras nos bañábamos en el placer de llegar a un lugar tan extraño e idílico. Entonces, por supuesto, los cielos se abrieron. El segundo día fue un desastre: el agua fluía tan blanca y espumosa que cubría completamente las plantas.

Por el contrario, las cascadas se volvieron aún más espectaculares -enfadadas, tal vez, por perder siempre el centro del escenario- y las plantas se volvieron aún más queridas para nosotros cuando nos dimos cuenta de que podían ser arrebatadas en cualquier momento.

Ambos, plantas y colores, reaparecieron al día siguiente cuando las aguas se calmaron y nos aventuramos río arriba. Escarbando sobre rocas resbaladizas y vadeando el agua. Caño Cristales es espectacular, dudo que haya un río en el mundo que pueda combinar con una belleza tan extraña como el arcoiris. Pero te dije que Colombia siempre te dará lo que no habías pensado buscar y es verdad.

El río es hermoso, pero es La Macarena, sin olvidar la lucha por alcanzarlo, esa es la verdadera joya aquí. Con los caballos, los perros, la cálida bienvenida y la rumba empapada de aguardiente. Los lugareños incluso hicieron una gran barbacoa en nuestro honor, llenándonos con su carne cocinada al fuego abierto, ya que nos enseñaron a bailar hasta bien entrada la noche. Es posible que hayamos ido a Meta para ver un río. Pero salimos con mucho más.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


El sitio web "Viviendo Cali" utiliza cookies, para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web están activadas para "permitir cookies" y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hace clic en el botón "Aceptar", usted declara que entiende y que está consintiendo las dichas cookies.

Cerrar