Luis Ospina: reflexiones de ‘Caliwood’

Luis Ospina caliwood

Durante gran parte de la década de 1970, Cali se sometió a una revolución cultural de clases. Esta ciudad de parques, avenidas arboladas, cafés, clubes y galerías de película, se convirtió en un lugar de encuentro para los dadaístas desafiando las bases artísticas de su gentil capital, reconocida por la caña de azúcar. Uno de estos artistas es Luis Ospina.

Este grupo, principalmente aspirantes a cineastas, se caracterizó por ser un movimiento anti-arte, y que buscaba mover las bases culturales a través de su propio proceso creativo.

Luis Ospina: reflexiones de ‘Caliwood’

Mientras que Bogotá se jactó de sus universidades, Cali fue un ágora tropical del pensamiento social. – o más bien, el pensamiento anti-sistema -. ‘El ciudadano Kane’ infundida por los sonidos de la salsa y seducida por los clásicos de la pantalla de plata tales como Orson Welles

“Que 1968 llegó a Colombia en 1971, y al igual que un poeta dijo una vez, ‘todo llega tarde en Colombia, incluso la muerte.’”

Historia de Luis Ospina

Para Luis Ospina, nacido en 1949, en la ciudad capital del Valle del Cauca, donde estudió en un colegio bilingüe con una educación muy “anglosajona”. Luego de terminar su bachillerato, viajó a Boston en mayo de 1968.

“Fue un día muy memorable”, dice recordando las marchas masivas de estudiantes, profesores y trabajadores que protestaban en la distante capital francesa.

Estas protestas, que se convirtieron en disturbios, traicionaron un mundo secuestrado por idealismo juvenil y la rebelión de izquierda. Un ladrillo arrojado desde las barricadas de París repercutió en la conciencia del mundo.

Ospina se dirigió al oeste de Los Ángeles, y tomó los estudios de cine, primero en la Universidad del Sur de California, y luego en la Universidad de California.

Pero Cali fue su  sueño de California. En 1971, mientras estaba en la UCLA, se asoció con su amigo cercano, Carlos Mayolo, para rodar un documental de 16 mm titulado “Oiga, Vea ” enraizado en la exclusión social que rodeaba a los juegos VI Panamericanos en curso en su ciudad natal.

Ellos grabaron el documental desde la perspectiva de la gente fuera del estadio, los afrocolombianos que sólo podían observar los saltos de los atletas en las piscinas de las Canchas Panamericanas desde las esquinas de las calles.

Esto se debía principalmente a que muchas de estas personas no eran residentes de Cali, y  sólo podían permitirse el lujo de viajar hasta el lugar de los eventos, pero no pagar un billete de entrada.

“Sentimos que nuestra ciudad cambiaría con estos juegos”, dijo. “Los juegos tenían el poder de transformar este lugar idílico, el más americanizado de todas las ciudades de Colombia.”

El Cine Club de Cali crea un movimiento

Había una urgencia en el experimento visual de Ospina de “contra-información”, y en 27 minutos Cali se convirtió en un catalizador para el futuro de la cinematografía colombiana.

Luis Ospina estaba en el corazón de la revolución cultural de Cali, y a través de su cine club recién formado, Cine Club de Cali, un joven escritor entró en la escena.

Andrés Caicedo daría sus palabras a su revista de cine, Ojo al cine, y pasaría a convertirse en un icono literario en la sub-cultura de Colombia. Los protagonistas que vivían en la comunidad de Ciudad Solar y que pasarían a ser conocidos por todo el país como el Grupo de Cali.

Su inspiración: Caliwood, una fuerza creativa que duraría dos décadas.

“No había absolutamente ninguna financiación para la realización de películas en Colombia”, recuerda Ospina cuando recuerda que su presupuesto original fue de $ 36.000 pesos por “Oiga Vea.”

Sin embargo, el ejercicio de la narración con motivación social dio lugar a una serie de documentales hechos para la televisión colombiana.

En 1978, Mayolo y Ospina dieron a conocer una crítica a la “porno-miseria”, que se volvió un documental de crítica social: “Agarrando pueblo.” Caliwood estaba tomando una postura.

El documental cuestionaba la pobreza y el mercantilismo de la industria del cine para ganar premios internacionales. “Agarrando pueblo” pasó a recibir su parte de reconocimiento de la crítica.

Antes de que Hollywood se enamorara de vampiros, Ospina lanzó en 1982 su alegórica película de suspenso “Pura Sangre”, una crítica sobre el vampirismo en el corazón del capitalismo en América Latina.

Hecho  como un documental de categoría B y un presupuesto casi inexistente, “Pura Sangre” logra ubicar a este realizador y su Caliwood en primer lugar en la mente de los aficionados al cine de culto.

“Cali fue el pionero del cine en Colombia,” reafirma Ospina.

Caliwood llegó a crear un órgano de gran valor del trabajo en el contexto del cine latinoamericano. Ospina, Mayolo, y Caicedo eran mosqueteros casi inseparables en el proceso de toma de decisiones de las películas. Trágicamente, el 4 de marzo de 1977, Caicedo se suicidó.

Una década más tarde, una vez respetado como uno de los documentalistas más importantes de Colombia, Ospina rindió homenaje a su amigo en su ensayo fílmico personal de 1986  “Andrés Caicedo: Unos Pocos Buenos Amigos”.

Narcocultura desplaza a cine

A finales de 1980, Cali vino bajo la amenaza de una fuerza mucho más siniestra y peligrosa que el cine. Un poderoso cartel de la droga estaba imponiendo sus leyes, con una arquitectura y la estética llamativa, provenientes del dinero manchado de sangre.

Para muchos, incluyendo a Ospina, “Cali fue desapareciendo para peor.” La “diáspora” de los artistas que comenzaron a huir de la “cultura narco” y buscar refugio creativo en la capital, Bogotá. Para 1991, todos se habían ido Cali, refleja Ospina.

“Yo era uno de los últimos del Grupo de Cali en quedarse.”

Ese mismo año, Carlos Mayolo también estaba enrutándose a la capital para trabajar en el canal de televisión privada RCN, haciendo unas conmovedoras miniserie de televisión basada en la industria de la caña de azúcar del Valle del Cauca. Esta serie fue muy famosa y se llamaba Azúcar. “El fin de ‘Azúcar’ fue el final de Caliwood”, dijo el pionero.

Luis Ospina empacó maletas y se trasladó a Bogotá, dejando atrás la ciudad que lo hizo. A pesar de “años de desencanto con Cali”, continuó siendo una inspiración para una generación de futuros realizadores y portavoz de importantes empresas culturales de la ciudad.

Él ayudó a establecer la película y de la facultad de comunicación social en la Universidad del Valle, se convirtió en director de la Cinemateca del Museo de Arte Moderno La Tertulia y director artístico del Festival Internacional de Cine de Cali.

Entre sus compromisos con los estudiantes y la escritura, Ospina fue el beneficiario de muchos premios culturales, incluido el Premio a la Trayectoria Ministerio de Cultura en 2010.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


El sitio web "Viviendo Cali" utiliza cookies, para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar utilizando el sitio, usted acepta el uso de cookies. más información

La configuración de cookies en este sitio web están activadas para "permitir cookies" y así darle la mejor experiencia de navegación posible. Si continúa utilizando este sitio web sin tener que cambiar la configuración de cookies o hace clic en el botón "Aceptar", usted declara que entiende y que está consintiendo las dichas cookies.

Cerrar